No pierdas tu oportunidad

Para la mayoría de nosotros, nuestro mayor pecado es dar las cosas por sentado.
Soy tan culpable como cualquier otra persona: me despierto y me apresuro a trabajar o leer en línea, olvidándome de apreciar el milagro que es este nuevo día. ¡Estoy vivo! Se me ha dado otro día increíble, lleno de oportunidades, y eso es realmente impresionante.
Soy humano, con cuerpo y mente consciente… ¡y qué oportunidad es esa! Damos esto por sentado, pero si alguien se te acerca y te dice: «Oye, puedo darte el poder para mejorar la vida de 10 personas cada día de tu vida» y podrían demostrar sin lugar a dudas que están diciendo la verdad. … ¿dejaríamos pasar esta oportunidad sin pensarlo e iríamos a nuestra red social en línea favorita para ver qué actualizaciones nos hemos perdido? Esa sería una gran oportunidad perdida, y eso es exactamente lo que estamos haciendo cada día que desaprovechamos la oportunidad de ser humanos sin pensarlo.
¿Qué tipo de oportunidades nos brinda el ser humano?
¿Qué tal la oportunidad de experimentar las maravillas del mundo, cada momento trae consigo una abrumadora cantidad de experiencia que podemos absorber?
¿Qué tal la oportunidad de investigar, explorar, aprender, descubrir, inventar, crear, informar, jugar, imaginar y construir?
¿Qué tal la oportunidad de conectarse profundamente con otro ser humano?
¿Qué tal la oportunidad de cuidar, de disminuir el sufrimiento de los demás, de no participar en el sufrimiento de los animales, de mejorar la vida?
¿Qué tal la oportunidad de practicar la atención plena y apreciar todo lo que tenemos frente a nosotros?
¿Qué tal la oportunidad de crear sus propias oportunidades, unas que no puedo imaginar?
¿Qué te ofrece este momento que estás pasando sin pensar?
¿Estás dispuesto a aprovechar las oportunidades de este momento, de ser humano?

Deja un comentario